¿Cuál es el propósito de un libro?

por My Secret Love for You

Prosa: no ficción - 1773 palabras

Les comparto un texto de mi sección "Editorial", con un punto de vista personal en lo referido a escribir.

  • Descargar
  • Gratis
  • V
    23 vistas
  • C
    8 comentarios
  • E
    4 descargas
  • D
    5 favoritos
  • D
  • C
  • M
  • R

Más del autor

Todos B

Similares

Mas B

¿Querés dejar un comentario? ¡Regístrate!

Comentarios

Hola
2014-02-10 15:05:40
hola,sólo me referiré a la literatura artística.. Como en toda obra de arte no es importante el que la ve o lee,etc,no hay propósito, si lo hay ,ya no es arte.Yo escribo porque no puedo dejar de hacerlo.Te saluda paul vinassi
2014-02-10 15:09:29
Hola Paul, gracias por el comentario, creo que en cierto modo comparto tu pensamiento, aunque igualmente creo que uno como escritor espera que tu escrito lleve algo, entregue algo, deje algo, al menos en mi caso, gracias nuevamente.
2014-02-12 11:05:28
Puedo dividir en tipos la lituratura,
2014-02-12 14:53:32
Existen libros de ayuda,orientadores,formativos,etc. Algunos necesitan fit back.
2014-02-12 14:54:59
En el caso al que me refiero,creativa,no creo que sea importante quien te lee, salvo por satisfacción personal.
2014-02-12 14:56:23
me encanta tu nombre avatar
2014-02-12 14:58:10
Gracias Paul, (a mi tambien)
2014-02-16 17:35:42
Gmmm! Qué lindo eso que escribiste; aunque admito que me gustaría leer algo más profundo, algo más certero, algo más místico. Para mí un libro es en realidad una estructura, ¿para qué decir que escribiré un libro? Patrañas, ¿no? en realidad me gustaría decir que sólo voy a escribir, y que si se alarga, ¡ay señor, estoy escribiendo algo que se me salió de las manos y ya parece un libro! O lo que sea…,¿verdad? yo digo que es más que eso, digo que es la exposición plena de tus sensaciones internas, la conexión más íntegra con tu ser creador. ¡Con tu voluntad creadora! Siempre que se manifieste de una manera espontánea-como decís vos, con eso de que sale natural, ¡qué belleza!-, ahí sí hablaríamos de arte. Ahí hablaríamos de algo que surgió por iniciativa propia, por deliquio enérgico que sobresalió del alma. Ahora, hoy hablé con un director de cine al cual le estaba vendiendo terrenos para que construya su casita, y me dijo: “Yo como director te digo: necesitás tener un mensaje. Nunca te olvides del mensaje. Necesitás transmitir una idea. ¿Qué querés mostrarle al mundo? no te olvides de demostrar lo que tengas en mente, personajes o lo que sea; tenés que exponerlo. Recordá las películas de Woody, ese tipo lo hace muy bien, y además, es un excelentísimo escritor. Sus obras son literatura. Una vez que tengas un propósito, y tengas ya en mente cuál es el mensaje, el libro se va a escribir solo.” Bueno, pensé. Hice el intento de escribir mis libros. Mis novelas. Mis cosas. No sabía qué hacía. Ahí están, están esperándome. Habré intentado escribir seis novelas; ninguna llegó a un final, ¡porque mi mente no lo tenía en claro! Y porque mi sensibilidad cambiaba al día siguiente; entonces sí, ahí sí tiene razón el buen señor, ¡hay que saber qué se quiere expresar! Hay que tener el claro el sucio mensaje, de la índole que sea. Ahora te doy mi consejo: no te preocupés por lo que dirá el mundo, porque al mundo no le interesa qué estás pensando; eso le interesan a las editoriales. Escribí como puedas. Decí lo que sientas. ¡Todo lo demás puede irse a la reverendísima mierda! Sino, ¿cómo existió un Bukowski, un Cortázar, un –este es un genio, deberías leerlo-, Raymond Roussel, o un –este es bellísimo-, Boris Vian? ¡O un Apollinaire con sus irrisorias novelas eróticas con matices surrealistas! Ay señor… ay señor… preocúpese usted por el mensaje, por expresar de buena forma lo que el alma le replica a usted cada vez que sueña. Ahora, ¿Qué es ciertamente un libro? Una burrada que catalogó algún sujeto banal que pretendió utilizar ese medio para sodomizar la mente de los orates de ese tiempo en particular. No se preocupe, amiga de las letras, sólo escriba-admito que no te leí nunca, o no lo recuerdo, pero me voy a tomar el trabajo, ¿qué te parece? Salud, amiga.
2014-02-19 23:10:16
¡Ah!, Pero te tengo algo más que me acordé hace un ratito. Hace poco pensaba… ¿cómo hizo Dostoyevski para escribir obras tan extensas sin perderse en la idea? El sujeto habrá pasado seis meses, inclusive más tiempo-puesto que es poco-, para escribir una obra como Los hermanos Karamazov, o El Idiota. Lo que pensé es que cuando llegás a una especie de dominio total de tus facultades intelectuales, ya es tiempo de escribir tu gran ‘libro’, ya estás capacitado. Podés lograrlo. Inclusive, pensá en esto, cuando escribís tu gran historia, sí, de hecho pasa el tiempo y comenzás a cambiar de emociones, leés otras cosas, blablablá; pero si tenés tu esplendor a punto mandarina toronja y mortadela, ¡Listo! Dominás tus egos internos, y lo sodomizás vos mismo y sabés cómo dirigirlos hacia tu mensaje; al fin. Pero otra cosa, y lo que quería comentarte, es que cuando estás atravesando esos caminos, tus personajes también atraviesan eso, y ahí está la magia de que un personaje atraviese senderos, y pierdas cosas, y sufra otras, y por fin cambie su persona y sea un héroe, o sea un bastardo horrible, ¡todo porque estás atravesándolo! Por eso es tan vivaz una obra del calibro de Dostoyevski. Blablabla, ¿entendés la idea? Me pasó que cuando escribí una de mis primeras novelas-empezada en noviembre del 2011-, me hice como setenta páginas A4 en una semana. No podía ni creerlo. Sucedió que lo dejé en espera, y lo revisé dos años después-en julio del 2013-, no podía creer que había escrito algo así, así que lo reformulé porque consideré que tenía buen material en manos, y comencé a intrincarme en la búsqueda de un mensaje nítido y un personaje conciso que comience a deformarse, o a enaltecerse, o a redimirse, o lo que fuese; porque ESO SENTÍA EN ESE INSTANTE. Ese personaje que yo había creado era el Antiguo Archie, y el Archie del instante de ese momento en particular al revisar la obra, era otro ser que había alcanzado otras soluciones. Y ni hablar del Archie Actual que atravesó todo eso para ahora decirte estas cosas. Bueno, en realidad es una confesión de que vengo con la idea de reescribirla por tercera o cuarta vez y dejar en claro que mi personaje soy yo sufriendo todo eso-y fijáte qué loco, ¿no? porque en realidad cada personaje plasmado en la obra es una partecita tuya. Pero te finalizo: Para poder escribir finalmente tu obra necesitás haber superado muchísimas cosas, haber aprendido bien tu lengua, y haberte inmiscuído en las estructuras-y ahí viene el juego de palabras, y la creación de nuevas estructuras literarias para tu deleite-, pero por sobre todo tenés que haber llegado a un grado de conocimiento interno que te de la posibilidad REAL de hacer posible la manifestación exquisita y sublime de tu esencia interna. Sino, imposible, ni te gastes, va a ser un material vacío y poco maduro. Piénsalo, joven escritora. Adiós. Y salud para los bienaventurados escritores que quieren de algún modo hacer posible su arte.
2014-02-19 23:31:19

eBook recomendado

Gratis
La ciudad subterránea de ...

Por C.A.ElGitanoBlanco

56745

  • 9

Nuevos eBooks

Almas enmascaradas

Por juligazette

4145

  • 2

Relatos Cortos Volumen II...

Por mminorta

2263

  • 2
  • 1

SIN TESTIGOS

Por Beatriz Teresa Bustos

6612

  • 4